Freidoras

En cuanto a ventajas de cocinar con freidora con aceite o sin aceite, hay multitud de opiniones. Simplemente tienes que tener en cuenta los tipos de recetas que te gustan, ya que son totalmente diferentes, por lo que tienes que tener en cuenta tus necesidad y saber cual las cumple de las dos.Por ejemplo la freidora con aceite cocina en mucho menos tiempo que cocinar con una sin aceite,el precio de la freidora con aceite es mucho más asequible y además su consumo energético es mucho menor.

Si algo tenemos que destacar de la freidora sin aceite es por su bajo consumo en grasas y colesterol, algo que lo tienen muy en cuenta las personas que le gustan seguir una dieta equilibrada.En el caso de que te decantes por una freidora con aceite, tienes que tener en cuenta lógicamente el tipo de aceite con el que vas a cocinar. La pregunta del millón ¿freidora con aceite de oliva o de girasol? Puedes hacerlo con cualquiera de los dos pero sin duda alguna lo más saludable es cocinar con aceite de oliva.El aceite de oliva virgen es rico en vitamina E y contiene sustancias altamente antioxidantes que consiguen que este aceite sea muy estable aún expuesto a altas temperaturas, lo que significa que no produce elementos tóxicos. Otra ventaja es que el aceite de oliva impregna poco los alimentos, por lo que conseguimos que dure más el aceite y notaremos un gran ahorro. Es cierto que con la freidora sin aceite lógicamente ahorramos pero también necesita una pizca de él y en el caso de la freidora con aceite necesitaremos un pelín más pero este tipo de aceite aumenta su volumen cuando se va calentando, por lo que con poca cantidad conseguiremos cocinar muchos alimentos. Además, con este tipo de aceite puedes cocinar todo lo que te propongas, desde alimentos rebozados, patatas, pescados, carnes y verduras.
Desechar aceites degradados:Una buena práctica es desechar los aceites usados en el momento adecuado, antes de que pierdan sus propiedades sensoriales y nutricionales.Está claro que friendo con aceites inadecuados y de mala calidad, se obtienen productos insanos y no apetecibles.Las máquinas de QUALITYFRY cuentan con un control automático de las raciones fritas y de las horas que el aceite ha estado sometido a elevadas temperaturas. Con estos parámetros se obtiene una clara indicación de su estado químico, basada en la medida de la concentración de componentes polares que indica la degradación del aceite.Las freidoras modernas cuentan con un cestillo para sacar los alimentos del aceite y escurrirlos. También pueden incluir cronómetros con alarma audible, mecanismos automáticos para elevar y sumergir el cestillo en el aceite, dispositivo para evitar que los restos de harina y rebozado se quemen en el fondo de la cubeta, sistemas de ventilación para mitigar el olor, filtros de aceites para ampliar su vida útil y controles de temperatura mecánicos o electrónicos.Las freidoras modernas han mejorado la eficiencia energética gracias a la mejora de los sistemas de transferencia de calor. Los modelos comerciales con sistemas infrarrojos o de convección son eficientes pero caros, por lo que son más comunes las freidoras eléctricas o a gas.

Los modelos eléctricos son populares en el mercado doméstico por su movilidad. Pierden algo menos de calor que las de gas porque los elementos térmicos están sumergidos en el aceite, y tiene un tiempo de recuperación de la temperatura menor entre ciclos de fritura. Los modelos de gas se calientan más rápidamente y alcanzan mayores temperaturas de trabajo, pudiendo ser alimentados con gas natural o propano, fuentes energéticas generalmente más baratas que la electricidad, lo que hace a estas freidoras más populares en entornos industriales.

Las freidoras profesionales suelen fabricarse en acero dulce o inoxidable, siendo este último más resistente a las corrosión y las manchas. Además, el acero dulce también se dilata más con el calor, lo que puede dañar el aparato con el tiempo.

Existen freidoras con una gran variedad de cubetas. Algunos modelos cuentan con una «zona fría» en el fondo de la cubeta, donde se depositan los trozos que se desprenden de los alimentos, evitándose así que se carbonicen y ensucien el aceite. Las freidoras con calentadores tubulares tienen una gran zona fría porque los tubos están un poco elevados del fondo de la cubeta, dejando un generoso espacio de aceite más frío. Esto resulta particularmente útil al freír elementos muy empanados o rebozados. Las freidoras con calentadores tubulares son más difíciles de limpiar que las abiertas, pero permiten un mejor acceso a la fuente de calor y suelen ser menos caras. Los modelos de cubeta abierta tienen una fuente de calor externa, que hace que su limpieza sea más cómoda y da un mejor acceso al aceite, pero suelen disponer de una zona fría menor, por lo que las partículas que se desprenden pueden quemarse y ensuciar el aceite. Sin embargo, estas freidoras funcionan muy bien para los alimentos poco empanados. Las freidoras de fondo plano, una variante de las de cubeta abierta, también pueden ser difíciles de limpiar y carecen de zona fría, pero son muy efectivas para freír masa.

Filtros activos