Protección UV

Los rayos UV-C con una longitud específica de onda y unas características concretas se han posicionado como una solución contra determinados virus como el COVID-19

La luz UV-C (253,7nm) penetra en la pared celular del microorganismo, los fotones de alta energía de los rayos UV-C son absorbidos por las proteínas celulares y el ADN/ARN, la luz UV-C daña la estructura de la proteína causando una alteración metabólica y el ADN/ARN está químicamente alterado, por lo que los organismos ya no pueden replicarse. Como los organismos son incapaces de metabolizarse y replicarse, NO PUEDEN causar enfermedades o deterioro.

Filtros activos