Sensores y detectores

Detectores y sensores

Un sensor, es un dispositivo que es capaz de medir magnitudes físicas o químicas que en su origen son variables de instrumentación pero que son transformadas mediante un sensor en variables eléctricas, tales como la temperatura, intensidad lumínica, desplazamiento, presión, etc. Convierte una forma de energía en otra, por ejemplo, el termómetro es un sensor de temperatura que es capaz de dilatar o contraer el mercurio debido a los cambios de temperatura.

Filtros activos

Un detector, es capaz de percibir elementos físicos como la presencia de humo, gases o movimiento de personas, entre los que podemos encontrar detectores de billetes falsos, humo, movimiento, metales, etc.

Sensores de movimiento

Los sensores de movimiento, son un término muy conocido entre los usuarios. Se trata de un dispositivo electrónico que responden a un movimiento físico. Normalmente, están integrados en un circuito de seguridad. Hay dos tipos de sensores:

Sensores activos, son dispositivos que se encargan de inyectar luz, microondas o sonido en el medio ambiente y percibir si existe algún cambio en él.

Sensores pasivos, estos dispositivos se basan en la detección de ondas infrarrojas, son conocidos como PIR (pasivos infrarrojos), para que pueda detectar a los seres humanos, se tiene que ajustar la sensibilidad del sensor para que detecte la temperatura del cuerpo humano.

De forma común, los sensores de movimientos, son utilizados para la iluminación del hogar aunque también pueden ir conectados a sistemas de climatización o ventilación, en este último ámbito, es frecuente la instalación de sensores de movimiento para activar los extractores del baño con el fin de obtener una correcta ventilación.

Todos los sensores pueden ser regulados en función de alcance en metros, para que no interactúen en zonas fuera de su ámbito habitual, en función del tiempo que desee mantener activo el dispositivo, o en función de la luminosidad, en este caso hablamos de sensores crepusculares.

Detector crepuscular

Un detector crepuscular es un componente electrónico cuya función es permitir la activación automática de un circuito de iluminación cuando la luz natural disminuye en una cierta zona. Entre todos los usos que se pueden dar, los más habituales son el alumbrado eléctrico de las calles, caminos, carreteras, etc. Normalmente un detector crepuscular requiere de la instalación de otros componentes como relés o contactores para poder abarcar así una mayor potencia eléctrica.

Su funcionamiento se basa en detectar la cantidad de iluminación en un entorno determinado, y dispara un circuito eléctrico que abre o cierra los contactos de un relé activando así el sistema de iluminación. Normalmente, funciona con una luz natural que se refleja de forma directa sobre un fotoresistor que, al anochecer, se enciende automáticamente cuando recibe de nuevo luz natural, se apaga.

Una de sus principales ventajas de utilizar un detector crepuscular, es el ahorro notable de energía, además de la comodidad pudiéndose programar de forma que se adapte a tus necesidades, sin tener que reprogramarlo diariamente. Aunque una desventaja es la instalación de una luz artificial cerca del fotodetector y este sea sensible a ésta, produciendo que el detector no se active.

Comprar detectores

Todos los detectores, cuentan con los 2 años habituales de garantía, estipulados por ley para todos los productos comercializados en España. En caso de duda o consulta, Material eléctrico y Climatización pone a tu disposición los números de teléfono con los que puedes contactar.

Además, disponemos de todo el material necesario para su correcto funcionamiento, además de guías homologadas y un completo servicio de atención al cliente.

Se trata de una opción muy interesante a nivel calidad-precio. Teniendo en cuenta todas las ventajas que ofrecen, te ofrecemos unos precios muy competitivos que se adaptan a tus necesidades. A simple vista se puede apreciar el esfuerzo de sus fabricantes por lograr un diseño que pueda encajar sin dificultades en cualquier rincón donde se quiera instalar el detector, pudiendo así combinar de forma natural con el resto de componentes del cuadro eléctrico.